Ir al contenido principal

Tecnología Educativa en Tiempos de Coronavirus


En estos días, vivimos en estado de alerta debido a la velocidad de contagio del coronavirus (COVID-19). Hemos visto cómo muchos sectores se han visto afectados en todo el mundo: turismo, economía, salud, trabajo, etc. Entre éstos, también se encuentra: la educación. En muchos países, con la finalidad de no incrementar las posibilidades de contagio, se ha tomado la decisión de cerrar escuelas, institutos y universidades, por un período cierto; pero que podría prolongarse, dependiendo de cómo evoluciona el problema en cada país.

Es así que muchos maestros, instituciones, empresas y colectivos, han decidido sumarse y apoyar a los maestros con tutoriales, webinars, charlas, materiales, publicaciones, etc.; con el noble fin de darles herramientas para no detener la formación de sus estudiantes, empleando como alternativa dinaḿicas propias de la educación a distancia o e-learning.

Entre tantos recursos y consejos, la mayoría muy buenos, me surgieron algunas dudas respecto a si todas las instituciones educativas, maestros o estudiantes, están preparados para trasladar la instrucción presencial al mundo virtual; y sobre qué requisitos serían necesarios para ello. Por ejemplo: puedo tener la mejor intención de crear un recurso interactivo con preguntas, pero mis estudiantes no tienen cuentas de correo electrónico, o peor aún, las tienen pero no las usan; o la institución educativa en la que trabajo, tiene una plataforma virtual a la que nadie acude hasta el final de la etapa, solo para ver las calificaciones. Esta realidad, como algunas otras, imposibilitaría casi cualquier iniciativa tecnopedagógica que pretenda ofrecer una solución temporal al problema de la suspención de actividades en las instituciones educativas.

Revisando posibilidades de colaboración, pensé en lo oportuno que serían los HyperDocs, esta herramienta instruccional que permite completar la secuencia didáctica de una sesión a través de una guía personalizada en la que se emplea mucha tecnología digital, como herramienta pedagógica de acompañamiento docente. Lo conversé con algunos colegas y la idea les pareció genial. El problema surge, justamente por lo mencionado líneas arriba: ¿Tenemos claro qué debemos considerar al diseñar una sesión de educación a distancia?. Solo considerando algunos puntos generales:

  1. ¿CÓMO DISEÑAR?: El diseño de una actividad, sesión o proyecto, en el que usaremos exclusivamente tecnología digital, requiere de formación sobre diseño instruccional y uso de las TIC; de lo contrario se podría caer en el error de diseñar una actividad de aprendizaje virtual como si fuera presencial. 
  2. ¿CÓMO ENVIAR?: La gestión de la información y la comunicación, entre maestros y estudiantes, debe estar previamente establecida de manera formal, y respaldada por el colegio y los PPFF. Así se evitan problemas legales, por un lado; y de interferencia por otro. El escenario ideal es contar con una plataforma educativa que permita gestionar ambas (Google Classroom, MS Teams, NEO LMS, Canvas, Blackboard, Edmodo, etc.); pero una que se use. Así el maestro tendrá un espacio seguro para enviar a sus estudiantes los recursos con los que aprenderán y ellos podrán hacer consultas.
  3. ¿CÓMO RECOGER?: Recolectar las respuestas de los estudiantes, así como tener la posibilidad de retroalimentar su trabajo, también es una consideración importante. No se trata de establecer un canal unidireccional, sino bidireccional; que además permita sostener un diálogo entre profesor y alumnos con el fin de mejorar los productos solicitados que servirán como evidencia de aprendizaje.
Sin la consideración de estos componentes, resulta complicado imaginar una experiencia de formación a distancia exitosa. Con ello tampoco pretendo desanimar a los maestros que deciden tener la iniciativa de hacer algo, solo lo "pongo sobre la mesa" para la reflexión (imposible no hacerlo siendo maestros). 

Mi sugerencia, para los que empiezan: acudan a maestros referentes, como Pedro Aparicio (México), Domingo Chica Pardo (España), Jennifer Scott (EEUU), Lucio Velarde (Perú), Ingrid Mosquera (España), Nay Belauzarán (México), entre muchos otros, muy activos en blogs y RRSS; y hagan las consultas que consideren pertinentes. Estoy muy seguro que estarán gustosos de responder. Es más, muchos de ellos han hecho valiosas publicaciones en estos días que pueden servir de guía. Entre todos, pensando en un mundo realmente conectado, estoy seguro que nos podemos contagiar más rápido que el coronavirus.




Comentarios

  1. Interesante enfoque, queda especializarse en educación virtual y, sumado a recursos de calidad, calidez, cooperación y colaboración para evitar la frialdad de los cursos virtuales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que parte de la formación en diseño instruccional irá planteándose en más escenarios, en la formación universitaria. Hay mucho de autoaprendizaje en línea hoy, y la oferta sigue creciendo.
      A los que ya estamos "en la cancha" nos toca reaccionar. Y como bien dices, mirar las necesidades y adaptarnos. Saludos

      Eliminar
  2. Gracias por tu preocupación. El hecho de cambiar de escenario es una experiencia fuerte tanto para las instituciones educativas, profesores y alumnos.Si bien hace mucho se ha introducido la importancia del trabajo autónomo de los estudiantes, ahora hay que implementar todas las mejores maneras para hacer uso de ésa habilidad y enmarcarla en éste nuevo contexto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Así es, pero es un escenario extremadamente retador, porque no se trata solo de enseñanza remota o aprendizaje a distancia, a otros factores que complican como el confinamiento, los problemas de conectividad, la falta de experiencia que mencionas, los problemas propios de las relaciones interpersonales en familia, y más.
      Ojalá los líderes y autoridades educativas, consideren todas las variables al desarrollar su propuesta educativa, de lo contrario será frustrante para todos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Crea un entorno virtual de aprendizaje con Google Classroom

Google Classroom es una de las aplicaciones educativas, multidispositivo y multiplataforma, más populares del mundo. Forma parte de la G Suite for Education, este conjunto de aplicaciones de Google multiuso, a las que se les puede emplear con fines educativos: Gmail, Drive, Calendar, Docs, Sheets, Slides, Forms, Jamboard, Sites, Meet, Groups y, evidentemente, Classroom.

El objetivo de esta aplicación es el de permitirle al maestro centralizar la comunicación e intercambio de información digital, en un solo lugar; dándole la posibilidad de crear anuncios, tareas, foros, hacer preguntas, atender dudas, enviar materiales, brindar retralimentación, calificar empleando rúbricas, recoger los trabajos en cualquier formato o tipo de archivo, entre muchas otras posibilidades. Además, es una aplicación gratuita, en todo el sentido de la palabra, pues es posible crear aulas con Google Classroom usando una cuenta Gmail gratuita, o empleando una cuenta educativa -gratuita y con almacenamiento ili…

Cómo crear una sesión de clase en vídeo en formato screencast

Existen muchas maneras de crear un vídeo con fines educativos. Elegir cómo elaborar uno, dependerá de los recursos con los que se cuente, la edad y nivel de los estudiantes, el entorno, los objetivos de aprendizaje, la secuencia didáctica elegida, entre muchos otros factores.
Dentro de esa enorme gama de posibilidades, existe un formato llamado: Screencast (captura de pantalla). El screencast, consiste en usar un programa en un dispositivo, para grabar lo que ocurre en su pantalla: teléfono móvil, tablet, chromebook, laptop, PC, pizarra interactiva, display, o una TV, inclusive. Esta grabación debe ser precedida por la preparación mínima de recursos digitales que permitan transmitir de forma ágil y entretenida, una idea, contenido, instrucción, mensaje motivador, pregunta de indagación, etc. 
La manera más sencilla de hacer screencast, es mediante una presentación: se prepara la presentación, se tiene a mano el guión de las ideas principales que se quiere transmitir en cada diapositi…

Sí, es una oportunidad para el aprendizaje basado en proyectos

Frente a la realidad de tener que diseñar una propuesta educativa institucional para el aprendizaje a distancia -o enseñanza remota, siendo más precisos-, en condiciones muy particulares de maestros y estudiantes viviendo en confinamiento obligatorio, que no se sabe con precisión cuándo terminará, sumadas a todos los problemas pedagógicos asociados a un modelo de aprendizaje nuevo para la gran mayoría, problemas técnicos como la mala conectividad, o problemas habituales en casa que ahora se ven magnificados; parece complicado encontrar una fórmula educativa consensuada que sea sostenible y satisfaga a todos los stakeholders (estudiantes, maestros, líderes educativos, autoridades y padres de familia). Preguntas como, ¿Cuántas horas de clase en línea son ideales?, ¿La formación debe ser sincrónica o asincrónica?, ¿Qué herramientas digitales son mejores?, ¿Se debe dejar tareas?, ¿Las horas asignadas a cada curso, en línea, deben ser proporcionales a las asignadas cuando las clases eran p…