Ir al contenido principal

10 estrategias para la enseñanza en línea en tiempos de coronavirus

Vivimos días de mucho estrés por temas de movilidad suspendida, escuelas y universidades cerradas, dudas sobre el abastecimiento de víveres, temor por contraer el covid-19 en el lugar más inesperado, trabajo desde casa, entre otros. Se suma a ello, que muchas familias, en los países en los que se han tomado medidas más radicales, como en el mío (Perú), la familia completa está reunida en casa sin posibilidad de realizar paseos o actividades al aire libre.

En este contexto, muchos maestros o instituciones educativas han tomado la decisión de apoyar a sus estudiantes brindándoles formación a distancia en línea. Dentro de estas experiencias, he podido observar diversas iniciativas, que van desde las escuelas que le dan libertad a los maestros para realizar algunas actividades a través de su plataforma virtual (Google Classroom, MS Teams, Edmodo, Canvas, Blackboard, etc.) para no perder contacto, hasta algunas otras que han trasladado el horario de clase del colegio a la casa con clases de 45 o 90 minutos ( desde las 8am hasta las 2 o 3pm) a través de videoconferencias. Respecto a la forma, algunas escuelas han optado por emplear estrategias de aprendizaje asincrónico, a través de actividades o guías instruccionales digitales; mientras otras han decidido por el aprendizaje sincrónico, empleando para ello software o aplicaciones para realizar videoconferencias (Hangouts Meet, Skype, Zoom, Discord, Houseparty, FaceTime, etc.).

Trasladar el aprendizaje presencial a aprendizaje en línea, tiene sus dificultades y retos. En principio, para diseñar una sesión, proyecto o curso, en el formato e-learning, se requiere de formación y conocimiento sobre:

  • Metodología para empatizar con el usuario y realizar un prototipo (Design thinking, Agile-scrum, Lean startup, Kanban, etc.)
  • Modelo de diseño instruccional (ADDIE, Kirkpatrick, SAM, Action mapping, JVA, etc.)
  • Teorías pedagógicas y estrategias (teoría de la carga cognitiva, teoría de Mayer, principios de Gagné, taxonomía de Boom, conectivismo, principios de David Merrill, modelo de Dick & Carey, modelo de William Horton, gamificación, modelo 7+-2 de George Miller, modelo de ARCS de Keller, técnicas de microlearning, etc.)
A estas necesidades de conocimiento se suman las necesidades logísticas y de capital humano (diseñador instruccional o arquitecto de aprendizaje digital, SME -Subject Matter Expert- o experto en el contenido, vocalizador, diseñador gráfico, etc.). Adicionalmente, hay que considerar el factor tiempo que, según estudios, fluctúa entre los ratios 1:22 y 1:716 (tiempo de clase diseñada sobre tiempo empleado para el diseño); es decir, en el mejor de los casos, para diseñar una hora de clase en línea, se requieren 22 horas de trabajo en equipo.



Entonces, frente a esta realidad, ¿Qué podemos hacer? La respuesta no es tan compleja: tu diseño de aprendizaje en línea no tiene que ser perfecto, pero sí debes tener en cuenta algunas consideraciones para que funcione.

Tomando como fuente el artículo publicado por Alexandra Frost hace unos días, en el portal We Are Teachers, hice algunas ampliaciones y adaptaciones para generar estas 10 estrategias: 
  1. Un día o una semana, no es tiempo suficiente para para planificar un curso en línea: Ni siquiera lo intentes, no te alcanzará el tiempo. Puedes aprovechar para reforzar lo que tus estudiantes aprendieron en el pasado y necesitas que tengan claro antes del inicio de clases presenciales. Es más simple y menos arriesgado que lograr nuevos aprendizajes. Tú, tus estudiantes y sus familias, tienen otras preocupaciones adicionales en estos días que no constituyen el mejor entorno para nuevos aprendizajes complejos. Si de todos modos necesitas abordar nuevos contenidos, planifica en corto y dosifica.
  2. Reconoce las limitaciones de aprender desde casa: No se trata de trasladar el horario de la escuela a la casa, pues nadie aprende en línea sentado 6 a 8 horas frente a una PC, mucho menos un niño o un adolescente (ya en la escuela les resulta complicado). Debes considerar, además, que en casa hay otros distractores que dificultarán la atención contínua, más aún en una situación como la actual. 
  3. Considera la edad de tus alumnos: Una guía instruccional digital de autoaprendizaje puede ser seguida por un niño con un nivel de autonomía ideal para ello (4to de primaria, habitualmente); en el caso de los más pequeños, lo que propongas en línea debe ir dirigido a los PPFF, lo que te dará una gran oportunidad para involucrarlos en el proceso, e incluso hacerlos partícipes de alguna actividad (ellos también son parte de la comunidad educativa).
  4. ¿Sincrónico o asincrónico?: Si no tienes experiencia en sesiones de aprendizaje sincrónico, no es el mejor momento de intentarlo con 20 o 30 alumnos en la misma condición; puede tener mejor efecto centrarse en el aprendizaje asincrónico acompañado de una adecuada guía instruccional digital que contemple todas las etapas de la secuencia didáctica elegida (Ejemplo: motivar, explorar, explicar, elaborar y evaluar). Si aún así, deseas aprovechar las bondades del software para videoconferencias, resérvalo para atender dudas en un horario corto, así podrás ir obteniendo conclusiones de cómo es comunicarse en ese nuevo formato, a partir de una experiencia menos estructurada que una sesión de clase.
  5. Considera asignar tareas simples: Ver vídeos y hacer reportes, participar en foros en base a una lectura corta, crear un organizador gráfico a partir de un Podcast, hacer comentarios sobre una película, son actividades sencillas, motivadoras y fáciles de revisar. Emplea una plataforma o software que te permita brindar retroalimentación. es una excelente oportunidad para no centrarte en el producto, sino acompañar el proceso.
  6. Coordina con tus colegas de aula: Recuerda que no eres el único maestro del aula, hay otros que también están enviando vídeos, lecturas, tareas, crean videoconferencias, etc. Es importante que la carga académica de cada estudiante sea la adecuada para no saturarlos y que el efecto logrado sea contrario al esperado. ¿Existe alguna actividad que pudiera ser multidisciplinaria? Piénsalo.
  7. Considera las limitaciones logísticas de tus estudiantes en casa: Recuerda que lo más probable es que en casa haya solo una computadora, que todos los niños estén recibiendo formación en línea y que los PPFF, probablemente, estén realizando teletrabajo. Es importante pensar en el uso de software online, multiplataforma y multidispositvo para poder dar acceso equitativo y sin restricciones a los estudiantes. 
  8. No te concentres en "¿Cómo voy a calificar?": No es el mejor momento. Disfruta del viaje y haz que tus alumnos también lo disfruten. Comparte con ellos recursos motivadores, divertidos; evalúa el proceso y los productos intermedios, y dales oportunidad para mejorar. No pienses en que "avanzarán poco", piensa en cuánto aprenderán y se motivarán si perciben que disfrutas de sus logros y que los acompañas individualmente.
  9. Es tiempo para usar "píldoras de aprendizaje": Piensa en pequeño para lograr grandes aprendizajes. No debes estructurar tus sesiones en línea como si fueran presenciales. Puedes pensar en pequeños módulos de 30 minutos, por ejemplo, en los que tus estudiantes lograrán aprendizajes sólidos. No importa que sea "poco", lo importante es que aprendan y sean capaces de utilizar ese aprendizaje para resolver problemas futuros.
  10. Establece un canal de comunicación bidireccional: Si solo envías archivos e instrucciones, es probable que el nivel de respuesta sea menor al que esperas. ¡Dale voz a tus estudiantes! Emplea los recursos de comunicación de tu escuela o emplea temporalmente algún medio de comunicación ágil y seguro (plataformas como Google Classroom, MS Teams o Edmodo; o aplicaciones destinadas a la comunicación como Hangouts Chat, Remind o EdVoice). Sé breve y claro al dar instrucciones, usa recursos gráficos para que el mensaje sea cautivador y fácil de comprender (imágenes, gifs, memes, etc.).
Tener la iniciativa de no dejar a tus estudiantes por su cuenta en estos días, es parte de lo que hace hermosa la labor de un educador: siempre pensando en qué hacer para que sus estudiantes no detengan su aprendizaje. En este post, espero sumar algunas ideas que sirvan para orientar esa ayuda al prójimo, ojalá sea de utilidad.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Crea un entorno virtual de aprendizaje con Google Classroom

Google Classroom es una de las aplicaciones educativas, multidispositivo y multiplataforma, más populares del mundo. Forma parte de la G Suite for Education , este conjunto de aplicaciones de Google multiuso, a las que se les puede emplear con fines educativos: Gmail, Drive, Calendar, Docs, Sheets, Slides, Forms, Jamboard, Sites, Meet, Groups y, evidentemente, Classroom. El objetivo de esta aplicación es el de permitirle al maestro centralizar la comunicación e intercambio de información digital, en un solo lugar; dándole la posibilidad de crear anuncios, tareas, foros, hacer preguntas, atender dudas, enviar materiales, brindar retralimentación, calificar empleando rúbricas, recoger los trabajos en cualquier formato o tipo de archivo, entre muchas otras posibilidades. Además, es una aplicación gratuita, en todo el sentido de la palabra, pues es posible crear aulas con Google Classroom usando una cuenta Gmail gratuita, o empleando una cuenta educativa -gratuita y con almacenamiento

Cómo crear una sesión de clase en vídeo en formato screencast

Existen muchas maneras de crear un vídeo con fines educativos. Elegir cómo elaborar uno, dependerá de los recursos con los que se cuente, la edad y nivel de los estudiantes, el entorno, los objetivos de aprendizaje, la secuencia didáctica elegida, entre muchos otros factores. Dentro de esa enorme gama de posibilidades, existe un formato llamado: Screencast (captura de pantalla). El screencast , consiste en usar un programa en un dispositivo, para grabar lo que ocurre en su pantalla: teléfono móvil, tablet, chromebook, laptop, PC, pizarra interactiva, display, o una TV, inclusive. Esta grabación debe ser precedida por la preparación mínima de recursos digitales que permitan transmitir de forma ágil y entretenida, una idea, contenido, instrucción, mensaje motivador, pregunta de indagación, etc.  La manera más sencilla de hacer screencast , es mediante una presentación: se prepara la presentación, se tiene a mano el guión de las ideas principales que se quiere transmitir en

Sí, es una oportunidad para el aprendizaje basado en proyectos

Frente a la realidad de tener que diseñar una propuesta educativa institucional para el aprendizaje a distancia -o enseñanza remota, siendo más precisos-, en condiciones muy particulares de maestros y estudiantes viviendo en confinamiento obligatorio, que no se sabe con precisión cuándo terminará, sumadas a todos los problemas pedagógicos asociados a un modelo de aprendizaje nuevo para la gran mayoría, problemas técnicos como la mala conectividad, o problemas habituales en casa que ahora se ven magnificados; parece complicado encontrar una fórmula educativa consensuada que sea sostenible y satisfaga a todos los stakeholders (estudiantes, maestros, líderes educativos, autoridades y padres de familia). Preguntas como, ¿Cuántas horas de clase en línea son ideales?, ¿La formación debe ser sincrónica o asincrónica?, ¿Qué herramientas digitales son mejores?, ¿Se debe dejar tareas?, ¿Las horas asignadas a cada curso, en línea, deben ser proporcionales a las asignadas cuando las clases eran p